Certificado NZEB

Ayudamos a conseguir edificios NZEB
Realizamos modelados y simulaciones energéticas

Origen y objetivo de la certificación

La Unión Europea está decidida a reducir el impacto medioambiental de la construcción y el mantenimiento de los edificios, ya que estima que el 40% de su energía consumida y el 36% de sus emisiones de gas efecto invernadero corresponden a este ámbito.

Para reducir dichas emisiones (hasta un 20% desde 1990) y fomentar la utilización de energías renovables, entre otras medidas, la Directiva Europea 2010/31/UE introduce la definición de edificio de consumo de energía casi nulo o nZEB (Nearly Zero Energy Building), y pide su implementación a las instalaciones públicas el 31 de diciembre de 2018, mientras que se alarga hasta la misma fecha de 2020 para los edificios privados.

La característica principal de los edificios de bajo consumo es que su energía demandada debe ser igual a su energía generada, es decir que logre producir la misma energía o más que la que va a consumir a lo largo de todo un año. Además, es necesario que la energía producida lo sea in situ o en el entorno más cercano, y mediante energías renovables.

Criterios para lograr ser nZEB

Un edificio de bajo consumo debe cumplir diversos criterios para lograr ser nZEB tal como indica la Directiva 2010/31 / UE:

  • En primer lugar debe tener una demanda un 20% inferior a la de un edificio convencional.
  • En segundo lugar debe tener un balance energético inferior al 20%. Es decir, cubrir al menos el 80% de la energia consumida con energías renovables.
  • Por último debe aplicar criterios de coste optimo es decir , las medidas para mejorar la eficiencia energética de los edificios deben tener en cuenta las condiciones climáticas, las condiciones de confort interiores y la rentabilidad en términos de coste-eficacia de los elementos de la envolvente y de los equipos instalados en el edificio.

Áreas de actuación

Orientación

Compacidad

Aislamiento

Protecciones solares

Ventilación natural

Ventilación controlada

Cada uno de estos aspectos será analizado y soportado por las técnicas y materiales más indicados para conseguir el objetivo final: reducir la demanda energética. Conseguido este objetivo faltará complementarlo con la parte activa del edificio: las instalaciones. Éstas deberán cubrir la demanda existente del edificio de la forma más eficiente y sostenible posible.

Proceso de certificación NZEB

Estudiamos cada proyecto en particular para mejorar la eficiencia energética sin incrementar el presupuesto global de la obra.

Nuestro objetivo es alcanzar el coste óptimo garantizando el máximo confort. Para ello, se lleva a cabo una simulación energética con un software específico de análisis témico. Dicho software análiza el comportamiento energético de la vivienda durante todo el año, evaluado cientos de parámetros para encontrar la mejor relación coste-beneficio.

La simulación análiza: El clima de la zona, cómo se va a usar la vivienda, los aislamientos y materiales escogidos, los cerramientos, los sistemas de climatización, el confort térmico, las instalaciones, la ventilación, las renovaciones de aire, etc...

Gracias al estudio energético se consigue:

  • Reducir costes de construcción, ya que se optimizan los aislamientos y los cerramientos.
  • Mejorar las instalaciones, ya que mediante la simulación se puede anticipar el comportamiento del edificio y optar por las soluciones más adecuadas.
  • Reducir el consumo energético anual.
  • Facilitar el mantenimiento y la operación de la vivienda.

El estudio se integra en el proyecto de arquitectura pudiendo incluir el certificado energético y la justificación del cumplimiento del CTE-HE o bien se realizar por encargo del promotor de la vivienda.